Episodio 11

Que tengas comida hasta estar harto todos los días de tu vida. Y que vivas muchos años. Que nunca te falten ni el agua ni la luz. Que los senderos sean suaves cuando los camines. Que las espinas se aparten de tu lado. Que tus enemigos te dejen pasar sin atacarte. Que ningún dolor te hiera en el costado. Que nadie te lastime a traición. Que nadie te ofenda ni siquiera con un gesto. Que tengas todo lo que se pueda desear, por largos, larguísimos años.
Pero que te falte el amor.

Episodio 10

A los dragones les gusta jugar. Cuando están solos les gusta jugar a imaginar. Pero cuando están juntos un dragón y una dragona les gusta todavía más, porque juegan a imaginar de a dos, que es mucho mejor.
Eso sí, juegan a imaginar después de haberse amado a mas no poder, porque les gusta estar amándose a cualquier hora y en cualquier lugar. Entonces se miran y se ríen, y el dragón dice…

Episodio 9

A los dragones les gusta jugar. Cuando están solos les gusta jugar a imaginar. Pero cuando están juntos un dragón y una dragona les gusta todavía más, porque juegan a imaginar de a dos, que es mucho mejor.
Eso sí, juegan a imaginar después de haberse amado a mas no poder, porque les gusta estar amándose a cualquier hora y en cualquier lugar. Entonces se miran y se ríen, y el dragón dice…

Episodio 8

A los dragones les gusta jugar. Cuando están solos les gusta jugar a imaginar. Pero cuando están juntos un dragón y una dragona les gusta todavía más, porque juegan a imaginar de a dos, que es mucho mejor.
Eso sí, juegan a imaginar después de haberse amado a mas no poder, porque les gusta estar amándose a cualquier hora y en cualquier lugar. Entonces se miran y se ríen, y el dragón dice…

Episodio 7

A los dragones les gusta jugar. Cuando están solos les gusta jugar a imaginar. Pero cuando están juntos un dragón y una dragona les gusta todavía más, porque juegan a imaginar de a dos, que es mucho mejor.
Eso sí, juegan a imaginar después de haberse amado a mas no poder, porque les gusta estar amándose a cualquier hora y en cualquier lugar. Entonces se miran y se ríen, y el dragón dice…

Episodio 6

A los dragones les gusta jugar. Cuando están solos les gusta jugar a imaginar. Pero cuando están juntos un dragón y una dragona les gusta todavía más, porque juegan a imaginar de a dos, que es mucho mejor.
Eso sí, juegan a imaginar después de haberse amado a mas no poder, porque les gusta estar amándose a cualquier hora y en cualquier lugar. Entonces se miran y se ríen, y el dragón dice…

Episodio 4

Larga y negra es la pena de un dragón.
Nunca se sabe de dónde le viene la pena, pero cuando llega, el mundo se oscurece y todos creen que hubo un eclipse, de repente el sol queda tapado y los pájaros dejan de cantar.
Porque el tamaño de la pena de un dragón es igual al tamaño del sol, y la pena vuela y se instala justo allí, en ese lugar donde estaba la luz.

Episodio 3

A los dragones les gusta soñar. Les gusta porque siempre sueñan cosas hermosas. Los sueños de los dragones no son como los otros sueños, un humo que se va. Son sueños que van tomando forma hasta que se los mira y se los ve de cuerpo entero. Si un dragón sueña con un árbol enorme, lleno de flores, cuando se despierta encuentra a su lado un lapacho, un ceibo o un jacarandá. Si sueña con mariposas, apenas abre los ojos ve un mundo de mariposas con alas doradas, con alas azules, con alas de todos los colores revoloteando por el monte.

Episodio 2

Que las lluvias que te mojen sean suaves y cálidas.
Que el viento llegue lleno del perfume de las flores.
Que los ríos te sean propicios y corran para el lado que quieras navegar.
Que las nubes cubran el sol cuando estés solo en el desierto.
Que los desiertos se llenen de árboles cuando los quieras atravesar. O que encuentres esas plantas mágicas que guardan en su raíz el agua que hace falta.
Que el frío y la nieve lleguen cuando estés en una cueva tibia.
Que nunca te falte el fuego.
Que nunca te falte el agua.
Que nunca te falte el amor.
Tal vez el fuego se pueda prender.
Tal vez el agua pueda caer del cielo.
Si te falta el amor, no hay agua ni fuego que alcancen para seguir viviendo.